Un perro más en la familia

Un perro más en la familia

En le blog ya hemos hablado sobre la decisión de compartir nuestra vida con un perro y os hemos dado algunos consejos sobe cómo favorecer su adaptación. Pero, ¿qué pasa cuando lo que llega es un perro más en la familia?

En casa siempre hemos compartido vida con más de un perro y hemos disfrutado mucho de ver la relación que se establece entre ellos. Para que esta sea lo mejor posible, podemos seguir unos consejos.

La búsqueda

Cuando decidimos adoptar para que haya un perro más en la familia, debemos tener en cuenta también al perro que ya haya, a la hora de buscar a un compañero.

A continuación, os dejamos una lista con algunas de las cosas a tener en cuenta a la hora de buscar nuevo compañero:

  • Su edad, si tenéis un perro muy mayor, quizá un cachorro no sea la mejor opción, pero un perro joven puede animarlo. Por el contrario, si tienes un cachorro, quizá no te apetezca tener que estar gestionando los juegos de dos jovenzuelos, un adulto equilibrado podrá ayudar a tu cachorro a madurar.
  • Su tamaño, sí su tamaño. No es lo mismo llevar un perro que dos en el coche y debéis estar seguros de que la logista familiar puede con dos perros.
  • Su carácter, imagina que tu perro tira de la correa, quizá te venga bien uno un poco más tranquilo durante los paseos. O si tienes un perro algo reactivo con la gente, debes asegurarte que el que venga no lo sea, pues los paseos se complicarían enormemente.

Antes de llevarlo a casa

un paseo juntas

Depende de donde se encuentre el perro que vamos a adoptar esto no siempre es posible hacerlo, no obstante, sería lo ideal.

Acercarte con tu perro donde se encuentre el perro nuevo y pasear juntos, para que todos os vayáis conociendo. Así la llegada a casa será más tranquila.

Prepara la casa

Ve probando las cosas nuevas que necesitarás, para que luego tu perro no las extrañe.

Os pasamos una lista de las esenciales:

  • Cama o camas, si tienes varias camas para tu perro, ten el mismo número para el que entra nuevo. Procura que las camas de ninguna de las camas esté en una zona de paso, así podrán moverse con más libertad.
  • Bebederos, añade algún bebedero y ponlos en distintas zonas de la casa.
  • Un plato de comida para cada uno. Ponlos separados, recuerda que para nosotros comer es algo social, pero los perros necesitan tranquilidad para hacerlo.

La llegada a casa

Emili y Deva descansando cada una en su sitio

Os vamos a contar la manera ideal de hacerlo, luego esto tendrá que adaptarse a las circunstancias de cada familia.

  • Si el lugar en el que se encuentra el perro adoptado está lejos, mejor ve sin tu perro a buscarlo. Quizá que compartan un viaje largo en al coche que es un sitio pequeño, no sea la mejor idea cuando todavía no tiene confianza.
  • Si puedes, que alguien te esté esperando con tu perro en la calle oq eu se quede con el nuevo y tú puedas ir a por tu perro. Así podrían compartir un paseo juntos, antes de tener que entrar en casa.
  • Cuando entréis en casa, estate tranquilo y no proporciones demasiada atención a ninguno de los perros, deja que vaya siendo ellos quienes gestionen la situación.

Y sobre todo, ten paciencia, los perros, tanto el que llega nuevo como el que ya estaba, necesitan tiempo para poder adaptarse a la nueva situación.

Conocer el lenguaje corporal de los perros siempre es importante, pero en esta situación lo es aún más, por eso os dejamos este enlace.

Y si tenéis cualquier duda, siempre podéis contactar con IntegranDog 🙂

Salir de camping con tus perros

Salir de camping con tus perros

Salir de camping con tus perros es una muy buena elección para las personas a las que nos gusta la naturaleza, ya sea de playa o de montaña, pues es una manera económica de viajar y además divertida. Aunque a veces, puede surgir la duda sobre cómo se adaptarán los perros a permanecer en un entorno rodeados de gente que esté pasando por delante de «su casa».

A continuación, os damos unos breves consejos que pueden ayudar a que todos disfrutéis de la experiencia.

  • Antes de entrar en el camping, dad un paseo con los perros por los alrededores. Ya lo se, estaréis agotados del viaje y deseando instalaros, pero pensad que vuestros perros también estarán agotados. Les vendrá bien situarse en la zona y estirar las piernas antes de tener que entrar y esperar mientras se monta la tienda de campaña.
  • Tratad de elegir un sitio que quede lejos de las zonas comunes. Para vosotros será más incómodo, pero ellos tendrán que gestionar menos gente pasando por delante de la tienda y les ayudará a permanecer más tranquilos.
  • Intentad que en la parcela de la tienda, haya alguna zona donde poder sujetar las correas. Esto os facilitará el poder tenerlos cerca y controlados, mientras organizáis las cosas del día. Lo ideal, es que les pongáis su cama para puedan relajarse del todo.
Zamorana profundamente dormida en su cama del camping
Zamo dormida en el camping
  • Si tus perros se ponen nerviosos cuando pasa gente cerca, podéis llevaros mantas y ponerlas en las cuerdas de la tienda para hacer las «paredes», de este modo no verán a la gente que pasa y permanecerán más tranquilos.
La calidad de la foto es muy mala, pero se puede ver como hay hecho con telas un toldo, que proporciona intimidad y ayuda a que las perras estén más tranquilas
  • Si vuestro perros está acostumbrado al transportín llevároslo!!! Si no lo están, os animamos a que lo trabajéis, pues en este tipo de viajes es muy útil. Podéis optar por uno plegable como el de la foto para no ir tan cargados.
Izaskun en clase, mientras Lúa descansa dentro del transportín
Lúa descansando en el transportín mientras damos clase
  • No olvidéis, a parte de las excursiones del día, darles un paseo nada más despertar y antes de ir a dormir, así como ponerles su bebedero a la sombra siempre disponible.

Y vosotros, ¿soléis viajar con la tienda de campaña?

Alimentos y remedios naturales para el bienestar de tu perro

Alimentos y remedios naturales para el bienestar de tu perro

La entrada de hoy, la traemos de la mano del Herbolario para animales Sol de invierno.

¿No os parece que cada vez es más frecuente que nuestros perros y gatos desarrollen dolencias que también se han ido incrementando entre nosotros, los humanos? Nos referimos a alergias ambientales, intolerancias alimentarias, ansiedad, estrés, problemas prematuros en las articulaciones… e incluso distintos tipos de cáncer. Las razones son diversas y complicadas de definir, pero lo que parece claro es que el generalizado consumo de alimentos procesados y llenos de aditivos artificiales, la vida sedentaria, la insuficiente estimulación intelectual… pueden ser la respuesta en muchos casos.

¿Qué podemos hacer?

Nosotros, los animales humanos, tenemos un margen bastante amplio de elección de cara a cuidar de nuestra salud, pero nuestros animales “de compañía” dependen de nosotros, es nuestra responsabilidad cuidarles. ¡Nos dan tanto!

Esther y Coqui (su perrita adoptada y más exigente clienta) dentro del herbolario

Recuperemos un estilo de vida más natural

Creemos que habría que recuperar un estilo de vida lo más natural posible que cuide tanto de nuestra salud como de la nuestros perros. Para tratar de ayudar en este objetivo, creamos Herbolario para animales Sol de invierno en 2014. Apoyamos el enfoque de la medicina veterinaria integrativa que hace hincapié en la prevención, en afrontar la enfermedad de una forma holística, es decir, considerando al organismo en su conjunto y teniendo en cuenta no solo los síntomas físicos, sino también el estado emocional del animal. También insiste en la importancia de la alimentación para preservar la salud, y en un tratamiento  que prescriba, según cada caso, remedios y terapias naturales, y/o medicamentos.

  • Alimentación ecológica. Apuesta por la dieta cruda, BARF en inglés o ACBA  en castellano. Significa Alimentación Cruda Biológicamente Adecuada.Los perros comparten todavía más del 99% de su ADN con los lobos y los lobos no comen pienso ni cereales… da que pensar, ¿verdad? En cualquier caso, alimentes a tu animal con dieta cruda, con recetas caseras, con comida húmeda o pienso, opta siempre por lo ecológico. Elije, por supuesto, que los ingredientes sean los adecuados y, sobre todo, que no lleven aditivos artificiales. Esto evitará intolerancias y alergias alimentarias, entre otras dolencias, e incluso problemas de comportamiento como el estrés, ya que hay piensos que no aportan triptófano, precursor de la serotonina (hormona de la felicidad).  También, es muy interesante tener en cuenta las recomendaciones de la Medicina Veterinaria Tradicional China acerca de los alimentos que más le convienen a tu perro en función del elemento al que pertenece.
  • Remedios herbales: fitoterapia y aromaterapia. Los beneficios de las plantas medicinales llevan demostrándose durante siglos. Ayudan a que los diferentes órganos realicen mejor sus funciones. Ahora es más sencillo administrarlas también a animales en forma de cápsulas, comprimidos, extractos líquidos, polvo… Eso sí, siempre en la dosis adecuada. Por su parte, los aceites esenciales actúan a través de la vía olfativa que es muy potente en los perros. Son especialmente útiles los que tienen un efecto calmante como ayuda en momentos puntuales como viajes, mudanzas, etc. o en épocas con ruidos fuertes (Nochevieja, Fallas, fiestas con petardos y fuegos artificiales, obras, etc.). También son muy recomendables los que se usan en pipetas y collares para repeler pulgas, garrapatas y mosquitos. Evitan las opciones químicas que tantos problemas de alergias provocan. De nuevo, los aceites esenciales deben usarse con precaución, en collares, pañuelos o con un difusor ambiental, no sobre el pelaje. Otra forma de usarlos es la zoofarmacognosis, simplemente abriendo el botecito y dejando que el perro decida si necesita esa planta o no, como si estuviera libre en la Naturaleza.
  • Terapias naturales. En primer lugar, queremos destacar la Acupuntura, indicada para 43 dolencias según la Organización Mundial de la Salud, pero conocida, sobre todo, por el alivio que supone para dolores articulares, por ejemplo, en casos de artrosis o displasia. Otras técnicas naturales beneficiosas en muchas ocasiones son las flores de Bach (terapia vibracional), por ejemplo, en la adaptación a nuevas situaciones como cuando un animal es adoptado, llega un nuevo miembro a la familia, se produce un fallecimiento, etc. Por citar solo una técnica natural más, mencionaremos elTellington Touch, basada en vendajes y ligeros masajes que ayudan a reducir la ansiedad.



Conoce el gran peligro de la  procesionaria: cuándo aparece y qué debes hacer si  tu perro toca una oruga

Conoce el gran peligro de la procesionaria: cuándo aparece y qué debes hacer si tu perro toca una oruga

La procesionaria supone una gran amenaza para la salud de nuestros perros. Debemos extremar las precauciones entre los meses de Febrero y Mayo y evitar las zonas de pinos, abetos y cedros. En caso de que se produzca contacto entre la oruga y el perro, debemos acudir rápidamente a la clínica veterinaria más próxima

La oruga procesionaria (Thaumetopoea pityocampa) o también conocida por la procesionaria del pino, hace sus nidos en los pinos, abetos o cedros. Y hasta hace unos años los meses más peligrosos tanto para humanos (sobre todo los niños o personas alérgicas) como para los perros, eran Abril y Mayo que era cuando bajaban de los nidos al suelo. Pero con los cambios de climatología que estamos sufriendo, últimamente ya se están viendo algunas orugas en Febrero.

La oruga procesionaria o procesionaria del pino.

¿Por qué se le llama procesionaria? Porque suelen ir en procesión, una detrás de otra. Se cree que es una hembra la que guía la fila. Y es justo esta hilera lo que llama la atención de nuestros compañeros de cuatro patas, que van a meter el hocico donde no deben.

Pero, ¿qué es lo realmente peligroso de la oruga? Lo peligroso de la oruga son los «pelitos» que la recubren y que va dejando por donde pasa. Cuando nuestro perro entra en contacto con esos pelitos (o incluso nosotros), se provoca una reacción alérgica e inflamación de la zona. El impulso inmediato del animal suele ser lamerse la zona afectada, por ejemplo si ha pisado la oruga o la zona por donde ha pasado. Nuestro perro sentirá un escozor en esa zona, se lamerá y ahí la reacción pasará a la lengua del perro. Que es cuando se pone de verdad en riesgo su vida, ya que una inflamación de las vías aéreas obstaculiza la entrada de aire.

¿Qué debo de hacer si mi perro toca o se come una oruga procesionaria? En las épocas de mayor peligro, es decir en las que las orugas están por el suelo, es mejor evitar las zonas donde puedan estar y sobre todo los días que haga más calor que es cuando más se mueven. No obstante, si paseando tu perro huele, pisa o se come una (si es éste último caso, aconsejamos que avises al veterinario que acudas que ha ingerido una oruga) puedes lavarle bien la zona con abundante agua. Si puede ser templada y con jabón neutro, mejor. Para que así haga espuma y se lleve todos los pelillos que haya en la zona.

Si tu veterinario te ha enseñado cómo hacerlo y te ha expedido la correspondiente receta, es el momento de que pongas en práctica lo aprendido en su consulta y pinches la dosis adecuada de Urbason.

Y tras todos estos pasos, acude lo más rápido posible a la clínica veterinaria más cercana. Recordarte que si puedes avisar por teléfono previamente de la urgencia, les facilitas a ellos que estén preparados. Sobre todo si tu perro ha ingerido la oruga. Es importante que los profesionales estén preparados para recepcionar correctamente y lo más rápido posible vuestra urgencia.

Te dejamos un vídeo del Hospital Veterinario Privet, donde el veterinario David Herrero, te explica con más detalle cómo son los nidos, las consecuencias en tu perro si toca, pisa, lame o se traga una oruga del pino y qué pautas puedes seguir hasta llegar a la clínica más cercana.

Recuerda

  1. Evita los pinares
  2. Lava la zona afectada con abundante agua (jabonosa a ser posible)
  3. Pincha Urbason siempre y cuando tu vete te haya enseñado cómo
  4. Acude lo antes posible a la clínica más cercana

Esperamos haberte resuelto dudas sobre la oruga procesionaria y que nunca tengas que poner en práctica los consejos sobre qué hacer en caso de que tu perro entre en contacto con una 🙂 . Si estás buscando una clínica veterinaria para tu perro, gato o animal exótico, pero no sabes cómo elegirla…echa un vistazo a las recomendaciones de nuestro artículo

Niños y perros, la llegada de un bebé

Niños y perros, la llegada de un bebé

Los niños y los perros pueden establecer vínculos maravillosos y para los niños el tener cerca a un animal tiene multitud de ventajas, algunas de ellas las puedes leer aquí. Pero esto no quita, que cuando estamos esperando un bebé y en la familia ya hay perros, nos asalten un montón de dudas sobre cómo irá todo.

En esta entrada os damos algunos consejos para que todos los miembros de la familia disfruten de esta nueva llegada. También, podemos asesoraros de manera individual sobre cómo preparar la llegada y afrontar los primeros meses del bebé.

Cuándo comenzar a trabajar la relación entre perro y bebé

El bebé de la casa descansando junto a Zamo (galga) y Namo (Yorkshire) en la playa

Pues como casi siempre cuanto antes mejor, lo ideal es comenzar durante el embarazo, sí sí, durante el embarazo. En realidad, es el periodo en el que la familia se prepara para la llegada del bebé, lee libros, se asesora y modifica la casa para recibirlo. No debemos olvidar preparar también a ese otro miembro de la familia que es el perro.

Os podéis preguntar «y si esto lo estoy leyendo con el bebé ya en casa, ¿llego tarde?». Por supuesto que no, son muchas las cosas que podemos hacer para seguir creando un ambiente familiar del que disfrutar todos juntos.

¡¡¡Pues vamos a empezar!!!

Lo primero, desterrar falsas creencias

Una de las cosas que más puede dificultar la relación entre niños y perros, son las falsas expectativas que nos hayamos podido crear por cosas vistas y leídas en redes sociales, medios de comunicación, etc.

  • Los perros adoran a los niños: falso, depende de la socialización del perro y de las experiencias previas que haya tenido con ellos. De nosotros depende que el perro y el niño de la familia tengan una buena relación.
  • Un perro jamas le haría daño a un niño: falso. Si un perro se siente invadido por un niño o si este le hace daño, puede sentir la necesidad de defenderse. Una vez más, que esto no se dé depende de nosotros los adultos.
  • Un perro debe dejarse hacer de todo por un niño sin rechistar: falso. Soy madre, tengo hijas y las adoro, pero no me dejo hacer todo por ellas. Si mis hijas me molestan a mí o a otros niños, se lo explico para que no lo hagan, pues igual si molestan a un perro. Por supuesto, la explicación se debe adaptar a la edad del niño, pero no los infravaloréis, porque tienen gran capacidad de entendimiento.

Qué hacer durante el embarazo

Como ya hemos dicho antes, podemos incluir a nuestro perro en la preparación de la llegada del bebé.

  • Salir a pasear con el carro en cuanto lo tengáis. Sí, suena un poco raro, pero es un elemento nuevo tanto para vosotros como para vuestro perro. Es más fácil ir practicando el manejo del carro durante los paseos ahora que no hay un bebé dentro.
  • Acostumbra a tu perro a los sonidos de los bebés. Puedes utilizar vídeos de youtube y ponerlos de fondo a ratos en casa, así cuando llegue el bebé, sus vocalizaciones y el llanto no serán algo nuevo para el perro.
  • Acostumbra a tu perro a estar en una estancia separada del resto de la familia. Para ello, puedes utilizar una puerta de niños, así podrá veros. Debes acostumbrarlo sin prisa, poco a poco, quizá dejándolo con un hueso o algo sabroso que le motive. Es importante hacerlo bien, para que no lo entienda como un castigo, sino como un descanso. Esto es muy importante para cuando el bebé comience a gatear y no podamos supervisarlo de cerca, así evitaremos que la interacción entre ambos no sea apropiada.
  • Acostumbra al perro a acercarse de una manera tranquila al bebé. Esto puedes practicarlo con un muñeco y usando un tono de voz determinado que incite a tu perro a estar tranquilo. Así, cuando esté e bebé y te oiga hablar así, sabrá que tiene que acercarse con calma.
  • Lee sobre el lenguaje corporal de los perros, aquí te dejamos una entrada donde hablamos del mismo. Si puedes reconocer las señales sutiles de agobio en tu perro y ayudarle cuando las emita, todo irá bien.

Y ante la llegada del bebé, qué hacemos

Ya tenemos con nosotros a nuestro bebé, ahora toca empezar a convivir todos juntos 🙂 Veamos cómo hacerlo.

  • Si es posible, mientras la madre está en el hospital, alguien llevará ropa con el olor del bebé y se la presentará al perro, como se hizo con el muñeco. No se le dará para jugar ni para morder.
  • La llegada a casa. Lo mejor es que el perro esté paseando mientras llegan la madre y el bebé, pues estará nervioso por llevar unos días sin verla. Así, mientras el perro pasea, la madre su puede poner cómoda y alguien sostener al bebé, mientras la madre saluda al perro.
  • Le presentaremos al bebé utilizando un tono de voz tranquilo, para no generar excitación en el perro.
  • Las visitas que vengan a conocer al bebé, saludarán primero al perro, que hasta entonces había sido el centro de atención.
  • Podemos aprovechar los momentos de calma, como cuando el bebé está comiendo, para proporcionar mimos a nuestro perro, así asociará al bebé con cosas que le gustan y que son tranquilas.

Conclusión

Si nos esforzamos un poco, podemos conseguir que nuestras hijas e hijos disfruten de una maravillosa relación con los perros de la familia. Pero lo que nunca debemos olvidar es que ambos son nuestra responsabilidad, por lo que somos nosotros los que debemos cuidar que todo vaya bien.

perros-vínculo-niños

Y si tenéis dudas, contactad con nosotras, estaremos encantadas de ayudar a vuestra familia.

Fobia a los petardos: volver a la vida normal

Fobia a los petardos: volver a la vida normal

Las Navidades son maravillosas, pero también una época complicada para los perros que tienen fobia a los petardos.

Por suerte, podemos encontrar muchas recomendaciones para ayudarlos en los días donde hay petardos, como estos consejos que os dejamos aquí.

Si tu perro tiene fobia a los petardos:
-no lo dejes solo en casa
-crea una zona segura donde pueda refugiarse y permanece a su lado
-utiliza masajes, chalecos antiestrés y/o aceites esenciales que le ayuden
-de ser necesario, el veterinario puede prescribirle algo
No olvides, que la fobia puede trabajarse, nosotras te ayudamos.

Cómo recuperar la vida normal

Pero, ¿qué pasa una vez que los petardos finalizan y nuestros perros siguen nerviosos y nos cuesta volver a nuestra vida normal? En ocasiones, tras una noche como la fin de año, los perros con fobia a los petardos, dejan de querer salir a la calle, incluso para ir a aquellos sitios de los que antes disfrutaban.

Aquí os damos algunas pautas que pueden ayudaros a vosotros y vuestros perros:

  • Lo primero, ten paciencia, tu perro ha sufrido un gran estrés y es normal que le lleve un tiempo recuperarse.
  • Mantén todas esas cosas que sabes que relajan a tu perro: masajes, aceites esenciales, ejercicios de búsqueda… Te dejamos este enlace para darte más ideas.
  • Puedes hacerle un ejercicio de búsqueda justo antes de salir a la calle, para que lo haga más tranquilo, empieza en casa, para pasar el descansillo, al portal, hasta poder hacerlo en la calle, quizá utilizando algún árbol en el que esconder chuches.
  • No le fuerces a ir por donde no quiere, es mejor al principio evitar las zonas donde lo paso mal.
  • Si es posible, durante unos días ve al parque o campo donde se lo solía pasar bien en coche, que recuerde lo que le gusta estar allí, por supuesto, debes estar seguro de que allí ya no tiran petardos.
  • Poco a poco, aparca cada vez más lejos del parque, para que tenga una motivación para avanzar.

Si con estas pequeñas pautas, no ves mejora, no dudes en ponerte en contacto con nosotras, pues podemos ayudaros. Y recuerda, cuando esté recuperado del todo, deberías empezar a trabajar esa fobia, para tratar de evitar que el próximo año vuelva a pasar.

Pin It on Pinterest