Hace poco compartimos una entrada sobre cómo elegir un buen veterinario, pero dejamos sin tratar un tema muy importante para todos los que compartimos nuestra vida con perros: despedirnos de nuestros compañeros de vida.

En IntegranDog pensamos que es un tema tan delicado e importante que merece tener una entrada propia.

En esta ocasión nos vamos a centrar en dos situaciones:

  • Cuando ocurre porque nuestro perro tiene una enfermedad que ya no puede curarse y está mermando su calidad de vida
  • Cuando es la edad y sus achaques lo que hace que tengamos que enfrentarnos a tomar una difícil decisión

En ambas ocasiones el papel de nuestro veterinario es fundamental, pues son momentos muy difíciles en los que el acompañamiento adecuado es primordial. Nosotras hemos tenido que pasar por esto hace poco con la marcha de Trapos, y tuvimos la grandísima suerte de que nuestras veterinarias nos lo pusieron muy fácil. Pudimos darle la mejor de las despedidas.

Qué puedes esperar del veterinario

  • Que expliquen bien la situación veterinaria en la que se encuentra tu compañero. En un lenguaje asequible para las personas que no somos veterinarios
  • Que informen de las distintas alternativas que tienes desde ese momento y las consecuencias que tiene para tu compañero de cuatro patas cada decisión
  • Que empatice contigo y tu familia en un momento tan delicado, mostrando respeto ante la situación y dando el tiempo necesario para poder tomar decisiones

5 cosas debes tener claras

  1. La decisión debes tomarla tú. Tu veterinario puede asesorarte y responder todas tus dudas, pero no puede tomar la decisión por ti. Al fin y al cabo, nadie la va a tomar con más amor que tú
  2. Si ya no se puede hacer nada por tu perro, el momento de la despedida puede ser de distintas maneras: en casa, en el veterinario…,la elección del lugar donde hacerlo es muy personal, pero ante todo, por muy duro que sea, acompaña a tu amigo en sus últimos momentos
  3. No va a sufrir, eso es muy importante que lo tengas claro y puedes preguntar todo lo que necesites al respecto a tu veterinario para que sepas bien cada paso del proceso
  4. El tiempo compartido es algo que permanece. Ahora cuesta verlo, pero el recuerdo de esos momentos y el haberlos vividos juntos, terminará compensándolo todo
  5. Permítete pasar el duelo. Tienes la opción de recuperar sus cenizas o hacer algo en su honor, pero es una pérdida y como tal debes afrontarla. Rodéate de personas que te entiendan y puedan recogerte

Nuestra experiencia

Queremos compartir parte de nuestra experiencia por si pudiera servirte de ayuda.

Trapos. Beagle de 14,5 años y una larga lista de problemas veterinarios. Hacía unas semanas que sabíamos que su corazón no estaba bien y no tardaría mucho en llegar el momento de despedirnos.

El día que murió, vimos que le costaba respirar y le llevamos a nuestras veterinarias. Ellas nos contaron de manera detallada como estaba la situación, nos comunicaron las distintas opciones que teníamos y las consecuencias de cada una de ellas para Trapos. Nosotras teníamos algo muy claro, que no íbamos a separarnos de él en ningún momento.

Tras hablar con todos los miembros de la familia y hacer un millón de preguntas a la veterinaria – preguntas que respondió con todo el cariño y la paciencia del mundo- decidimos que llegó el momento de despedirnos.

Nosotras decidimos hacerlo en casa, en su sofá, rodeado de mimos y abrazos. Quisimos que el resto de los perros de la familia pudieran despedirse de él. La veterinaria no nos lo pudo hacer todo más fácil… Vino a casa, nos dio nuestro tiempo, y luego se encargo de todo, incluido recuperar sus cenizas, que era lo que nosotras queríamos.

Desde aquí aprovechamos para agradecer a Soraya, Mª Ángeles y todo su equipo, el trato que nos dieron…a Trapos y a nosotras.

Pin It on Pinterest

Share This