Algunas personas deciden aprovechar estas fechas para regalar un perro a algún miembro de la familia que llevaba tiempo deseándolo.

Por suepesto, a la hora de tener un perro se debe haber reflexionado mucho si estamos dispuestos a asumir el compromiso y la responsabilidad que conlleva; en este caso la persona a la que se el va a regalar.Pero aún en el caso de que estemos seguros de que es así, creeemos que no es la mejor de las ideas. Os explicamos porque:

  • Cuando se decide incorporar un miembro nuevo a la familia, el proceso de búsqueda es uno de los más emocionantes y bonitos, y seguro que a la persona que habíais pensado regalárselo le gustará ser participe de él.
  • El días de reyes, no es el mejor momento para que un perro llegue a su nuevo hogar, pues el jaleo de ese día no va a ayudar a su adaptación.
  • Aunque nos gusten los perros, nuestro ritmo de vida, a veces, no es el adecuado para cualquier perro y eso hay que valorarlo. Y eso sin contar, con que en el proceso de búsqueda pueden producirse autenticos flechazos.

Si no queréis perder la oportunidad de sorprender a esa persona, podéis regalarle la cama, los bebederos y la correa para el que será su futuro perro. Y posteriormente ayudarle a encontrar a su compañero perfecto.

Y por supuesto, no descartéis la posibilidad de la adopción antes de comprar.

Pin It on Pinterest

Share This