Los perros son animales gregarios, por lo que no es de extrañar que les cueste acostumbrarse a permanecer solos. Pero no siempre que nuestro perro ladra, llora o destroza cuando está solo, se debe a que tenga Ansiedad por Separación Canina.

Este tipo de problemas son muy importantes, pues es uno de los motivos por los que más perros son devueltos a las protectoras o abandonados a su suerte.

Los comportamientos que suelen alertar a las familias de que el perro puede presentar un problema cuando se queda solo son los siquientes:

  • Ladridos, aullidos o lloros nada más irse las personas o unos minutos más tarde
  • Destrozos. Ya sea en puertas o ventanas, como en el mobiliario u objetos con olor a las personas a las que el perro está más vinculado
  • Deposiciones inadecuadas. El perro se hace pis o caca aunque haya salido justo antes de quedarse solo
  • Manchas de saliva

En ocasiones, los perros que muestran este tipo de problemas cuando hay gente en casa, buscan constantemente el permanecer lo más cerca de ellos posible. Pero en cambio, en otras ocasiones son perros que llegan a mostrarse independientes. Esto no es de extrañar, pues detrás de unos síntomas similares podemos encontrar distintos problemas.

Algunos de estos problemas pueden ser:

  • Mala gestión del juego, lo que da lugar a destrozos
  • Que reaccionen ante algún estímulo del exterior, lo que provoca los ladridos
  • Que no haya aprendido correctamente a hacer sus necesidades en el exterior
  • Que realmente el problema esté relacionado con permanecer solo. Aún en este caso no es lo mismo un perro que desde cachorro ha presentado este problema a uno que empieza con ello ya de adulto

Por todo esto, es muy importante que antes de ponernos a trabajar con nuestro perros tengamos un correcto diagnóstico, para lo que suele ser necesario realizar una consulta de comportamiento.Nosotras podemos ayudaros.

 

 

 

Pin It on Pinterest