Este mes estamos de aniversario y nos ha parecido el momento perfecto para contaros cómo surgió el nombre de IntegranDog. Cuando lo elegimos, sabíamos que no era el nombre más fácil de pronunciar -ni de escribir- pero es que más allá del juego de palabras entre “integrando” y “dog” (perro en inglés), IntegranDog consigue definir lo que somos de manera corta y clara.

IntegranDog es una empresa que trabaja por y para la integración del perro en la familia y la sociedad. Nuestro objetivo es conseguir una armonía dentro de la convivencia familiar, que a su vez facilite a nuestros perros su presencia en todos los ámbitos posibles de nuestra sociedad. Para que nos entendamos, que me pueda llevar a mi perro conmigo, con la tranquilidad de que los dos lo vamos a disfrutar 😉

No somos una empresa de adiestramiento canino, pues nuestro objetivo no es conseguir que nuestros perros hagan un “Junto” (señal de obediencia donde se busca que el perro camine pegado a su guía; posición muy concreta, donde determinadas partes del perro deben permanecer en contacto con la pierna del guía) perfecto caminando a nuestro lado o quietos con distracciones sin moverse (para eso ya están nuestros compañeros de O.C.I que lo hacen muy bien). Ni si quiera solemos describirnos como una empresa de educación canina, porque creemos que el término se queda corto para todo lo que queremos conseguir.

Qué supone la integración de la que hablamos en IntegranDog

Pues lo primero es conseguir esa integración dentro de la familia, para después poder llevarla al resto de la sociedad.

En la familia

Para poder conseguir esa integración de la que hablamos, son necesarias algunas pautas:

  • Lo más importante es que la familia entienda a su perro
  • Una vez que ya lo han conseguido, es necesario que el perro pueda crear un vínculo seguro con ellos: para lo que debemos basar la relación en el respeto y no en la imposición de un liderazgo
  • Ayudaremos a la familia a crear un entorno seguro y unas rutinas apropiadas para él. Como por ejemplo, una zona de descanso adaptada a sus necesidades; paseos que toda la familia pueda disfrutar; juegos con los que no sólo se disfrute, si no que además generen bienestar y un largo etcétera.

Dolly e Iris

En la sociedad

Y cuando su integración en la familia es perfecta, pasamos a conseguirla en la sociedad.

  • Lo prioritario es que el perro se sienta seguro moviéndose en una sociedad como la nuestra. Ayudamos al perro a que se acostumbre de la mejor manera posible al ruido de coches, motos, niños, otros animales; a tener que andar entre -a veces- muchas personas; a gestionar niños y perros,…
  • Una vez que es capaz de sentirse seguro, llega el momento de que aprenda a gestionar determinadas situaciones. Por ejemplo, permanecer tranquilo en una terraza; venir si lo llamamos por seguridad y para evitar que pueda molestar a alguien que pasa; no saltar a la gente durante el paseo o ladrar a las personas.

India socializando con gatos

Y… cómo conseguimos eso en IntegranDog

  • Enseñando a las familias cómo se comunica su perro, sólo así podrán llegar a entenderlo, en esta entrada os hablamos sobre ello
  • Acompañándoles durante la edad de cachorro para que se socialice bien con su entorno
  • Asesorando a las personas cómo ayudar a los perros a superar sus miedos
  • Trabajando de la mano de las familias para solucionar los problemas de comportamiento de los perros

Y qué pasa, ¿qué no trabajamos señales ni educaciones, como sienta, tumba, quieto, ven?

¡Claro que sí! Cuando es necesario, y siempre desde el respeto hacia el bienestar del perro. Si un perro no puede acompañar a la familia a una terraza (o a buscar a alguien al aeropuerto ;)), porque no para quieto, lo más seguro es que le enseñemos la señal de “quieto”. Pero si un perro tira, lo más seguro es que no le enseñemos un “junto”, pues nuestro objetivo es conseguir un paseo relajado y de calidad para todos, sin necesidad de ir pidiéndole cosas al perro durante el mismo.

Noa en el aeropuerto

La señal “ven”, sí, por supuesto que se trabaja. Pero haciendo que su familia sea algo tan motivante para él, que esté deseando reunirse con ellos cuando le llamen y no por miedo a las consecuencias de lo que pueda ocurrir si no lo hace.

Y entonces… ¿no enseñamos ninguna señal/orden/comando al perro?

Por supuesto que sí, porque las habilidades caninas, que incluye el enseñar señales nuevas a nuestros perros “sienta, tumba, croqueta, saluda…” ¡¡¡puede ser uno de los juegos más divertidos a realizar juntos!!!

Marta Arroyo de IntegranDog entrenando con Kira

Ahora.. ¿qué?

Ahora ya nos conocéis un poco más :), sobre todo la filosofía de vida (no digo trabajo, porque esto es más que un trabajo) que hay detrás del nombre de IntegranDog. Y como ya os hemos dicho estamos de aniversario y queremos celebrarlo con vosotras y vosotros. Así que si te ha gustado lo que has leído, te invitamos a participar en el sorteo de dos consultorías on-line con nosotras. Para participar sólo tienes que suscribirte a nuestra Newsletter y rellenar la siguiente encuesta.

 

 

Pin It on Pinterest

Share This