Hola a tod@s, soy India. Una Labradora Retriever de Can Botey que vivo más que feliz junto a mi familia humana (Izaskun y Dani); mi hermana postiza Noa y dos gatos a los que con mucho esfuerzo por mi parte -¡¡pero que mucho, que os juro que ellos me provocan!!- he aprendido a no perseguir por la casa cuando juegan. Los gatetes se llaman Zar y Tina. Pero os voy a contar desde el principio mi historia.

Ya antes de que naciese mi mami humana, Izaskun, estuvo buscándome. ¿Qué cómo es eso? Pues no tengo muy claro a veces el comportamiento de estos humanos, jejeje, pero sí que he oído a mi familia humana hablar sobre la cantidad de cachorros que conocieron antes que a mí, de protectoras a las que fueron y del montón de mails, vídeos y llamadas telefónicas que hicieron antes de dar conmigo. Y es que…venga os lo voy a decir ya, ¡¡soy una Perrita de Intervenciones Asistidas con Animales!!

Que…¿¿¿Qué es eso?? Pues a modo de resumen os diré que acompaño a mi mami humana a sesiones de Intervenciones Asistidas con Animales (IAA) y además de pasármelo en grande, saco una sonrisa a todos los usuarios mientras les enseño las AVD (Actividades de la Vida Diaria) o trabajamos la parte de fisioterapia o simplemente nos divertimos jugando a muchas cosas. Fijaros lo que os cuento que hay muchos días que me dan masajes que me encantan y me preparan hasta la merienda. ¡¡¿¿Es o no mi trabajo el mejor del mundo??!!

Pero para que tanto yo como otros Perros de Intervenciones, podamos realizar este magnífico trabajo hemos pasado por muchas, muchas pruebas de selección. En mi caso sé que Izaskun se preocupó por el embarazo de mi mami de verdad, la perruna.
Que todo el proceso fuese bien, que no hubiese nada que la estresase.

El momento del parto también lo estuvo supervisando y ya cuando nací, ella tenía su calendario para pedir a mi criadora que fuese introduciendo poco a poco pequeñas cosas para ayudarme el día de mañana a ser la perra que soy ahora: ruidos, materiales extraños, superficies que jamás había visto, el transportin, el acostumbrarme al coche en varias fases….pufff, un montón de trabajo que hizo Izaskun siempre respetando mis tiempos y teniendo en cuenta que era un bebé muy, muy pequeño (trabajo, que por otro lado,
sería idela realizar con todos los perros, de Intervenciones o no, pues eso facilitaría su día a día en la edad adulta).

Y por fin llegó el día que la conocí. Allí estaba ella junto a Dani, aunque dieron mimos al resto de mis hermanos se les notaba que sus ojos, palabras y atención iban hacia mí. Por fin mi familia llegó.Las primeras semanas Izaskun estuvo tooooodo el día conmigo. Se cogió unos días en el trabajo para enseñarme al resto de mis compis de piso: Noa, Zar y Tina que ya os los he presentado.

También estuvo enseñándome el barrio, a subir escaleras, a pasear con correa y mi arnés, a quedarme a ratitos sola, a no perseguir a los gatos (eso tardó mucho, jejeje porque me encantaba unirme a sus juegos). Y luego ya comenzamos a trabajar lo que ella llama “Habilidades”, ¡¡y me encantan!! Estoy aprendiendo, porque esto, chicos, es un aprendizaje continuo, a coger objetos del suelo y entregárselos a mami. A dar la patita, a hacer la croqueta, a subirme a mesas, sillas y estar tranquila mientras me dan masajes o me visten….todo me divierte mucho, la verdad.

Ya he comenzado a ir a trabajar con mami. Noa, que ya está jubilada, me ha ido poniendo en antecedentes de lo que me voy a encontrar. Sobre todo me ha dicho que vaya suerte que tengo porque antes y después de cada sesión voy a dar un paseo enooooorme (¡¡y vaya si lo son!!!). Y durante las sesiones todos están súper pendientes de mí y yo me lo paso pipa. La verdad es que éste trabajo mola mucho. Y encima muchos días voy con otros compis perrunos de Dogtor Animal, empresa especializada en IAA con la que mami y yo colaboramos, y a todos les gusta lo mismo que a mí: jugar, correr, jugar y jugar, el agua, correr y jugar y el agua. ¡¡Y más agua!!

Pin It on Pinterest

Share This