Esta es una de las primeras preguntas que pasan por nuestra cabeza cuando nos planteamos tener un perro. Pero la primera debería de ser, ¿estoy preparado para tener un perro? ¿Soy consciente de todas las responsabilidades que conlleva?

No nos olvidemos que además de tener que sacarlo mínimo 3 veces al día, el perro debe de alimentarse bien y además necesita visitas periódicas al veterinario. Esto ya supone un importante desembolso económico, por lo que es fundamental haber echado cuentas para comprobar que puedo o no tener un perro.

Pero además hay que proporcionarle la mayor calidad de vida posible. El perro necesita paseos estimulantes, juegos de olfato, un buen manejo de correa, conocer nuevos sitios, acostumbrarse a quedarse solo, a viajar en coche, a la llegada de un bebé a casa,… son muchas las situaciones a las que expondremos al perro, ya sea para que disfrute de ellas o porque tenga que adaptarse a ellas. Todo ello va a requerir tiempo y dedicación para la familia.

Una vez que tengamos todo esto bien claro, es el momento de decidir qué perro es el que mejor se adaptaría a nuestra familia. En IntegranDog, os aconsejamos sin duda que busquéis la ayuda de un profesional cualificado (es decir, un educador canino o bien un especialista en comportamiento canino) para que os oriente en esta importantísima decisión. Es curioso cómo pedimos consejo al peluquero sobre si este color de pelo o corte me quedaría bien o no, cómo le preguntamos al camarero qué plato del menú nos recomendaría, cómo pedimos consejo al recepcionista de un hotel para saber qué rutas turísticas debemos hacer… pero sin embargo, para una decisión tan crucial y que afectará a nuestras vidas durante muchos años, ahí no pedimos consejo a ningún profesional.

Por eso, desde IntegranDog os animamos a llamarnos cuando os encontréis en esta situación. O que se lo aconsejéis a algún amigo que esté pensando en aumentar la familia con un perrete. Nosotras os vamos a orientar sobre qué perro será el más adecuado para vosotros, atendiendo a necesidades como vuestro estilo de vida, si vivís en un piso, chalet, en la ciudad o fuera, si tenéis niños, otros perros o animales, si habéis tenido anteriormente perro…son muchos los ítems a tener en cuenta a la hora de decidir qué perro será el que nos haga más feliz. Y al que nosotros hagamos más feliz también.

Os vamos a dar unas recomendaciones generales por si es justo el momento en el que os encontráis ahora mismo. El momento de tomar una decisión sobre si abrir las puertas de tu hogar a este u otro perro. Si os encontráis en el difícil momento de abrir las puertas de vuestro hogar a un perro, seguramente estaréis decidiendo entre ¿cachorro o mejor adulto? Y lo que todo el mundo de tu alrededor te estará aconsejando es que mejor un cachorro porque así se acostumbra a ti y a tu familia. Bueno, pues este es un gran error. Por supuesto que un cachorro se va adaptando a su nueva familia, no cabe duda. Pero se nos olvida que un cachorro es un bebé que necesita de mucho más tiempo que un perro adulto, ¿dispones de ese tiempo? Si la respuesta es sí, sigamos. Al cachorro debes enseñarle a hacer sus necesidades fuera de casa, ¿conoces las pautas para enseñar a un cachorro unas correctas conductas higiénicas?

Si además tengo niños pequeños en casa, ¿tengo el tiempo y la dedicación para educar a todos? Un cachorro debe salir cada 2-3 horas a la calle, ¿puedo llevarlo a cabo? ¿Cuántas horas pasamos fuera de casa…más de 5 horas? Entonces de nuevo, la respuesta es NO deberías de tener un cachorro. Pero sin embargo si dispones de tiempo, paciencia, dedicación y la información adecuada sobre cómo educar y las necesidades de un cachorro, entonces es una decisión más que correcta el integrar en tu familia un cachorrete. Porque son de lo más divertido y aprendéis juntos muchísimas cosas. Es fantástico enseñarle a pasear, a jugar con nosotros y con otros perros, verle crecer…son experiencias únicas.

Ahora bien, ¿compro o adopto? Teniendo en cuenta que todos los perros se merecen tener un hogar donde les quieran, podemos simplemente aconsejaros que si vais a comprar un cachorro os aseguréis que el criador hace las cosas bien. Es decir, que la mami dispone de un lugar limpio y seguro donde tener a sus crías. Que tienen contacto con personas, no es buena idea comprar cachorros que no han tenido contacto con el ser humano. O que no estén acostumbrados a determinados ruidos como de coches, lavadoras o similares ya que puede originar miedos al llegar a vuestra casa. Y que tienen todas las pruebas veterinarias necesarias que nos aseguren que tanto los padres como los cachorros están sanos.

Si vuestra decisión es adoptar, debéis visitar las perreras municipales y las protectoras de animales. Dejaros guiar por los trabajadores de cada uno de los sitios aunque lo ideal sería que la decisión final la tomaseis aconsejados por un educador canino. En IntegranDog os ayudamos a valorar qué cachorro sería el más adecuado mediante pruebas específicas que les haríamos para valorar diferentes cosas como tolerancia a la frustración, ejercicios de propiocepción, respuesta a nuevos estímulos,… por supuesto siempre respetando el bienestar del cachorro.

En ambos casos, y si la situación lo permite, lo ideal es no separar al cachorro de la madre hasta los 3 meses de vida. Siempre teniendo en cuenta que el cachorro debe de estar recibiendo una muy buena socialización por parte del criador o de la casa de acogida.

Pero si a las preguntas anteriores, tus respuestas han sido dubitativas o bien rotundos “NO”, desde IntegranDog te aconsejamos que busques un perro adulto. Los perros adultos son animales fantásticos que están deseando tener un hogar definitivo. Son animales cuyo carácter es más fácil de conocer por la gente de la protectora o perrera, por lo que a la hora de saber si sus necesidades y tus circunstancias son compatibles, es más sencillo.

Un perro adulto tiene un control de esfínteres mucho más elevado, por lo que no es necesario que le saques cada 2-3 horas como al cachorro. Sí que es cierto que debería salir 5 veces al día, pero con nuestro día a día es muy complicado. Aunque sí que hay que tener en cuenta que las salidas mínimas serían 3, siendo una de ellas de por lo menos 40-45 minutos de duración.

Esperamos haberos ayudado en vuestra decisión y no dudéis en llamarnos si necesitáis la orientación de un profesional del mundo canino. Es una decisión muy, muy importante y con los consejos del educador canino, os evitaréis posibles problemas en un futuro.

Pin It on Pinterest

Share This