En le blog ya hemos hablado sobre la decisión de compartir nuestra vida con un perro y os hemos dado algunos consejos sobe cómo favorecer su adaptación. Pero, ¿qué pasa cuando lo que llega es un perro más en la familia?

En casa siempre hemos compartido vida con más de un perro y hemos disfrutado mucho de ver la relación que se establece entre ellos. Para que esta sea lo mejor posible, podemos seguir unos consejos.

La búsqueda

Cuando decidimos adoptar para que haya un perro más en la familia, debemos tener en cuenta también al perro que ya haya, a la hora de buscar a un compañero.

A continuación, os dejamos una lista con algunas de las cosas a tener en cuenta a la hora de buscar nuevo compañero:

  • Su edad, si tenéis un perro muy mayor, quizá un cachorro no sea la mejor opción, pero un perro joven puede animarlo. Por el contrario, si tienes un cachorro, quizá no te apetezca tener que estar gestionando los juegos de dos jovenzuelos, un adulto equilibrado podrá ayudar a tu cachorro a madurar.
  • Su tamaño, sí su tamaño. No es lo mismo llevar un perro que dos en el coche y debéis estar seguros de que la logista familiar puede con dos perros.
  • Su carácter, imagina que tu perro tira de la correa, quizá te venga bien uno un poco más tranquilo durante los paseos. O si tienes un perro algo reactivo con la gente, debes asegurarte que el que venga no lo sea, pues los paseos se complicarían enormemente.

Antes de llevarlo a casa

un paseo juntas

Depende de donde se encuentre el perro que vamos a adoptar esto no siempre es posible hacerlo, no obstante, sería lo ideal.

Acercarte con tu perro donde se encuentre el perro nuevo y pasear juntos, para que todos os vayáis conociendo. Así la llegada a casa será más tranquila.

Prepara la casa

Ve probando las cosas nuevas que necesitarás, para que luego tu perro no las extrañe.

Os pasamos una lista de las esenciales:

  • Cama o camas, si tienes varias camas para tu perro, ten el mismo número para el que entra nuevo. Procura que las camas de ninguna de las camas esté en una zona de paso, así podrán moverse con más libertad.
  • Bebederos, añade algún bebedero y ponlos en distintas zonas de la casa.
  • Un plato de comida para cada uno. Ponlos separados, recuerda que para nosotros comer es algo social, pero los perros necesitan tranquilidad para hacerlo.

La llegada a casa

Emili y Deva descansando cada una en su sitio

Os vamos a contar la manera ideal de hacerlo, luego esto tendrá que adaptarse a las circunstancias de cada familia.

  • Si el lugar en el que se encuentra el perro adoptado está lejos, mejor ve sin tu perro a buscarlo. Quizá que compartan un viaje largo en al coche que es un sitio pequeño, no sea la mejor idea cuando todavía no tiene confianza.
  • Si puedes, que alguien te esté esperando con tu perro en la calle oq eu se quede con el nuevo y tú puedas ir a por tu perro. Así podrían compartir un paseo juntos, antes de tener que entrar en casa.
  • Cuando entréis en casa, estate tranquilo y no proporciones demasiada atención a ninguno de los perros, deja que vaya siendo ellos quienes gestionen la situación.

Y sobre todo, ten paciencia, los perros, tanto el que llega nuevo como el que ya estaba, necesitan tiempo para poder adaptarse a la nueva situación.

Conocer el lenguaje corporal de los perros siempre es importante, pero en esta situación lo es aún más, por eso os dejamos este enlace.

Y si tenéis cualquier duda, siempre podéis contactar con IntegranDog 🙂

Pin It on Pinterest

Share This